lunes, 18 de septiembre de 2006

Fin de semana

Este fin de semana estuvo raro, fuí al monumento a la Revolución el 15 en la noche, hubo muestra gastronómica, y se ve que estuvo bueno pero como era gratuito no alcancé ya que llegué casi a las 11pm. También hubo juegos mecánicos gratuitos y la seguridad estuvo muy bien montada.

La ceremonia estuvo padre, pero mejor aun estuvieron los fuegos artificiales, que debo reconocer, se lucieron.

Casi no me gusta acudir a este tipo de eventos porque suele haber mucha gente, pero la verdad quise asisitir porque quería reafirmarme la idea de que mi país sigue siendo independiente, o al menos lo intentamos.

El sábado fui con Raúl al domo digital de papalote museo del niño, de hecho íbamos con la firme idea de ir a la megapantalla para ver criaturas del abismo, pero por escasos 10 minutos ya no alcanzamos a entrar y la siguiente función era sobre los misterios del Nilo. En el domo estaba algo de ¿habrá vida en otros planetas?.

Así que sin dudarlo entramos, nos costó $75.00 el boleto de cada uno y la verdad es que ni siquiera teníamos idea de lo que era el domo digital. Hasta que se nos ocurrió preguntar al guardia de seguridad de la entrada y nos dijo que era un planetario. Al momento Raúl pensó que iba a ser similar al planetario Enrique Erro del Politécnico.

Nuestra sorpresa fue grata cuando entramos y vimos que era un lugar grande, circular obvio y las butacas tenían el respaldo muy abajo, para que en cuanto te sentaras pudieras ver el "techo" fácilmente. Debo admitir que hasta ese día no conocía ningún planetario.

Mi sorpresa se hizo más grata aún cuando al iniciar el espectáculo un cuate del papalote tomó un micrófono y empezó a decir que este domo/planetario era el más grande del mundo, mide 23m de diámetro y utiliza 6 o 9 (no recuerdo) proyectores de alta resolución de 10mil lúmenes c/u y su construcción fue patrocinada por Banamex, no recuerdo si costó 6 o 18 millones pero la verdad me siento orgulloso que nuestra ciudad albergue el planetario más grande del mundo.

Cuando inició la proyección pasaron varios "cortos" o "trailers" de los documentales que ahí estaban exhibiendo, primero uno del sistema solar y luego otro que nada que ver con el espacio, planetas, estrellas, lunas o aerolitos. Era de música. Una especie de documental en el cual Moby mezcla música de varios artistas y las imágenes proyectadas en el domo son fantásticas, efectos de tunel, figuras psicodélicas.

Literalmente es la experiencia mas cercana a volar que he tenido. Ya que las imágenes que ves, ya sean la de los cortos de música o propiamente cuando inicia el documental sientes que te caen, la expresión "se me viene el mundo encima" toma un nuevo significado cuando ves a la Tierra avanzar por la pantalla. No se como explicarlo con palabras, pero es casi como volar. Es una experiencia que todo mundo debería de probar.

Saliendo del domo fuimos a Toluca, bueno no exactamente, solo alcancé a llegar al outlet las plazas lerma, iba a recoger unas cosas que había dejado en la jurisdicción de xonacatlán que curiosamente está en San Mateo Atenco, pero se frustró el intento porque mi jefe me habló al celular diciéndome que mejor lo dejáramos para después porque no encontraba las llaves de la oficina.

Así pues nos regresamos al DF medio molestos por el fallido intento de recoger las cosas, pero contentos por recorrer todo el outlet.

El domingo (creo que este fue el día raro), porque desperté tarde, jejeje, bueno eso no tiene nada de raro, pero luego de almorzar/comer (1pm) rápido me puse a jugar Final Fantasy XI (FFXI), y se me fue todo el resto del día y hasta como por las 6:30pm acompañé al súper a Raúl y a su mamá, y la verdad estuvo medio pesado porque a Raúl se le ocurrió llevar a su sobrino Sebastián de 1 año de edad.

Así pues buscando las cosas de la lista y con todo, llegamos a la casa a las 9:30pm y de inmediato seguí jugando FFXI hasta como por la media noche que fue cuando me obligué a apagar la consola.

Lo raro es que siento como si lo único que hubiera hecho en todo el día es ir al súper y el tiempo que pasé jugando se me hizo poco y como... natural, no se, como si no hubiera hecho nada en todo el día. Bueno muchos estarán pensando que en realidad no hice nada en todo el día, ya que jugar videojuegos lo consideran una actividad irrelevante, ni siquiera divertido.

Pero para muchos, lo consideramos divertido, una forma de entretenerse igual que ir al cine, etc.
Es sabido que muchos se cansan de hacer algo, por ejemplo, para ir al cine solo ven 1 película y jamás pretenderían ver 2 en el mismo día porque lo consideran cansado, igual con otros hobbies, como el boliche, recorrer centros comerciales, ir al parque, todas esas actividades después de un largo rato resultan cansadas o aburridas, y eso es lo que te obliga a hacer otras cosas diferentes. Incluso con los videojuegos, llega un momento en que te hartan.

Con FFXI no pasa eso. Sólo quieres seguir jugando, viendo como subir de nivel, buscando items que te falten, haciendo quests, haciendo misiones, etc. etc. Ahora comprendo porque es tan adictivo.

Es tarde para mi, pero salvense uds. nunca jueguen FFXI o les quitarán la vida, como le hicieron a Cristian o a mí.

3 comentarios:

Lord Kevin Lomax dijo...

Bueno, creo que exageré un poco con el FFXI, aunque si es un poco adictivo no es algo que no se pueda controlar, por ejemplo, Cris ya tiene horarios para jugar. Quizás algun día logre ponerme horarios también, jejeje.

Ivan dijo...

aprecia tu vida, y deja FFXI!!!.
juega FLYFF!!! jajajajaj, y es gratis, no dbs pagar como el ff.
jajajajajajajajaaj
bueno, creo q x eso t adicta mas, jejeje, por q como vas a dejar desperdiciar esos 12 dolares, q pudiste haber usado en... no se q, pero psss(yo x ejem, en un mono d fruits basketm, jejejejejajaja, o, FMA o algo asi)

Pei dijo...

Me vale, yo quiero jugar FFXI. Lo quiero ya!!!