lunes, 3 de agosto de 2009

Mí país

Los que verdaderamente me conocen, saben que soy nacionalista. Desde luego no soy un fanático patriotero. Sino que siempre procuro estar a favor de mí país. México me gusta mucho, no he podido conocerlo todo, pero lo que he conocido me llena de orgullo.

He querido adelantarme un poco con este post con respecto a las fiestas patrias de este año. Son el preámbulo al Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución. Es un tema en el que he procurado estar al pendiente. Y bueno, me he adelantado porque no quiero que piensen que sigo modas o hago post oportunistas.

Soy de las personas que creen que no debería celebrarse a la madre en un solo día, ni a los niños, incluso la navidad, todo el año deberíamos de estar concientes de lo que nos rodea y celebrarlo cotidianamente y no caer en hipocresías solo porque determinada fecha demanda que compres una tarjeta de felicitación.

Por eso mismo creo que deberíamos sentirnos orgullosos de nuestro país, de nuestras costumbres, tradiciones, gastronomía, cultura, etc. Pero no solo el 15 de septiembre, sino todo el año. Deberíamos estar orgullosos de los productos que hacemos y consumirlos. Deberíamos tomar un momento de cuando en cuando para recordarnos que significa ser mexicano.

No solo ese cliché del verde, blanco y colorado, no solo lo malo o lo pícaros que podemos ser, sino también lo bueno, de lo que significa ser constante, tener empeño, resistir adversidades y siempre salir adelante, eso y mucho más engloban nuestra cultura. La esencia de las tradiciones y las costumbres, pero también del modernismo y la renovación.

De un pueblo que es capaz de gritar ¡Viva mi desgracia! y al mismo tiempo gritar ¡Viva México, cabrones! Somos un país cuya diversidad es tan basta, que tenemos metrópolis modernas y cosmopolitas. Y al mismo tiempo pueblos mágicos, que conservan la historia y la esencia de nuestra naturaleza.



¡VIVA MÉXICO!

7 comentarios:

Master Pei dijo...

Totalmente de acuerdo, Lomax: eso de que existan fechas especiales para celebrarle a la madre, al padre, a la patria, etc., me parece una mera estrategia mercadologica que no me gusta.

Y sí, viva México! Que aunque esté lejos de mi país, soy orgullosamente mexicano. Y el Huapango de Moncayo es la neta del planeta.

Muy buen post, Lomax =D

Chendo dijo...

Que bueno saber que aún hay personas que piensen y actúen como tú, un saludo y como bien dices a vivir cada día como si fuera el último en vida.

Rwddael Inquisidor IX legion dijo...

Cómo amo mi México pero como detesto a los mexicanos (no a todos) ;)

Hubo un cliché en tu post ;): el Huapango de Moncayo

Un saludo Argel.

Dark Soulless dijo...

100% de acuerdo mi buen amigo.

Sin embargo tambien detesto a la gran mayoria de los mexicanos.

El dia que se muera el ultimo de los tontejos, habra cuatro que lo cargen, ese es parte del problema de nuestro pais.

Me gustaria tener una Death Note para poder darles duro a todos los que hacen las leyes segun su convenencia y mas para aquellos que no las obedecen.

Un saludo afectuso =D

Raven Lausleahleahhann dijo...

Yo no soy nacionalista. Amo a México pero como dice Frodo (o era Sam?): Una invasión de dragones nos caería bien...

Yo lloro con el Huapango de Moncayo, lo he escuchado en vivo por la Sinfónica del estado y es muy, muy emotivo.

Suldyn dijo...

Me alegra mucho leer un post como este en estos días, sobre todo por aquello de que no es 15 de septiembre.

Creo que en México hay de todo, no es necesario decír AMO A MÉXICO COMPLETAMENTE, pues efectivamente tiene puntos muy negativos, pero otros también muy positivos. Creo que comprendo tu post y mi postura sería: México es un tono de gris muy interesante =P

Hugo Dena dijo...

Yo nací un 16 de Septiembre.

No celebro mi cumpleaños y he dejado de creer en este país (no digo "mi país" porque hace mucho dejó de ser nuestro), en su gente, en su economía, en sus sociedades. Nadie (me incluyo) ha hecho nada a favor para que se recupere la credibilidad.
200 años de "Independencia" 100 años de "Revolución" se dice fácil...ojalá que vengan de todo el mundo a vivirlos en nuestro país tal y como los hemos vivido nosotros, así como quienes dicen que "odian" a algunos mexicanos...que pena que se muestren destellos de Apartheid, que pena. Yo no guardo sentimientos de odio, rancor o cosas por el estilo. Tampoco creo en el nacionalismo ni en el extranjerismo, pero consuman lo mexicano, diganle no al Ipod, a la laptop, al video juego, a los No Nacionalismos extremos...Felices 200 años de ser considerados tercermundistas...y tampoco eso me hace sentir mal.