viernes, 20 de febrero de 2009

Entrando en pérdida

Es obvio que hay incertidumbre en mi vida, pocas veces se puede estar seguro de proyectos de vida. Héctor le dió al clavo en su comentario, pues realmente el hecho clave no es el de la incertidumbre, sino ¿En qué momento olvidé o perdí de cuenta que hay incertidumbre en mi vida? Y como le dije a Arc, esta pregunta es retórica solamente. Ultimamente se me juntaron muchas cosas, creo que deberían llamarme el hombre-marea o el hombre-avalancha, parece que siempre todo se me junta (deja vu) y se descarga atrozmente. Aunque la verdad, Alonzo tiene razón. Cada año me pongo así. Mi cumlpeaños está cerca y yo entro en pérdida...

Pánico, más bien.

4 comentarios:

Gabriel Gray dijo...

No exageres tanto que realidad todo esta en la cabeza de uno, donde parece que los pisos de concreto se destrozan, creeme trata de darte un respiro, no te pongas en mala onda contigo brother.
¡¡Tomalo con calma!!

Agradecele a la vida que tienes cosas que hacer y la incertidumbre es como todo, tiene sus dos caras, como la de una monera.

Rwddael Inquisidor IX legion dijo...

Aunque también es cierto que no perdemos sin ganar algo a cambio.

FELICIA dijo...

No se preocupe tanto por la incrtidumbre, maestro.

A veces, es bueno reconocer que es precisamente el no sabe con certeza lo que vendrá lo que hace divertida e interesante la vida.

Disfrute cada día y cada paso del camino, y no olvide que solo lo va a recorrer una vez.

Özer dijo...

Si sigues en lo del budismo, te vas a encontrar tarde o temprano con el término "impermanencia". Todo cambia y se transforma, instante a instante. Nada es permanente, nada tiene identidad absoluta y nadie escapa al cambio. Si lo piensas, eso puede ser aterrador... o tranquilizante, depende de como lo veas.