miércoles, 24 de mayo de 2006

Y sin embargo aun sigo yendo.

El martes pasado fuí a Toluca por cuestiones de trabajo que en realidad me cancelaron, pero era demasiado tarde porque había hecho ya compromiso con amigos para comer.

Me la paso tan bien con ellos que ni siquiera me pasó por la mente la idea de cancelar. Comimos en el Toks y nos la pasamos a gusto, luego fuimos al parquecito que está enfrente de rectoría. Debo confesar que tenía años, años que no pasaba la tarde en un parque platicando con amigos, generalmente siempre era ir al café o al cine o ir a algun lado, pero el hecho de sólo sentarse en un parque a ver pasar el tiempo y platicar fue algo renovador para mí, una especie de back to basics, no siempre hay que "ir a algun lugar" para pasarla bien.

Es curioso como me siento, en este momento de mi vida, no me había pasado por la mente la idea de un reinicio nuevo o de un retroceso. No es que piense que sea un retroceso, al menos no en un sentido negativo. Y reinicio, pues porque esta experiencia me recordó mis épocas de universitario cuando solo traía un boleto de metro en la bolsa y recorría toda la ciudad, el espacio arquitectónico del CNA por el metro Gral. Anaya o el Centro de la Imagen por el metro Balderas, las largas caminatas por Reforma.


Sigh!, tengo miedo, me ha entrado la incertidumbre de "¿Qué estoy haciendo de mi vida?"

2 comentarios:

Raven dijo...

Miedo? incertidumbre?

Es el año del miedo este 2006, sip, lo sabré yo!

Raven dijo...

animo!