jueves, 20 de febrero de 2014

First breath after coma

Me siento tan triste. Me siento a ver como es que pasa la vida, tan impersonalmente, como se reduce a un mar de impulsos eléctricos que no van mas allá de dos dimensiones planas, en las que uno no puede ni respirar propiamente.

De como los fantasmas del pasado rondan a la distancia, mezclándose con los fantasmas del presente, de como la vida aleja a todos y cuando crees tenerlos cerca siempre, no quiero tener esta conversación una y otra vez, es imposible ganarme, lo irónico es que es imposible perderme y solo me queda vagar, lamentándome por los que no están presentes en el limbo que me rodea.

   

 Hijo, no lo vuelvas a hacer. Prométemelo.

1 comentario:

Mar enfilo dijo...

Niño =) ya escribe!

Atte. La atorrante Berenice ;)